NI UNA MALA PALABRA…

Ni una buena acción, así es como definían a Zapatero en su partido hasta hace bien poco.

Los políticos y candidatos durante la campaña, no paran de prometer y anunciar medidas que favorecen a algunos, aunque perjudiquen a otros. Eso si, se encargan de anunciarlo en el lugar donde se benefician de esta decisión. Prometen lo que los que les escuchan quieren que prometan, les cuentan los que los que acuden a los mítines quieren que les cuenten, y así todos contentos.Pero no se puede prometer una cosa en una comunidad y lo contrario en la otra.

Una prueba de esto es el llamado plan Hidrológico.Hay regiones en España que necesitan agua, y para cubrir esa necesidad, el agua debe salir de algún sitio. ¿De quien es el agua? ¿de quien es el agua del Ebro? ¿es de la comunidad Cantabra, donde nace? ¿es de Aragón, por donde pasa? o ¿es de Cataluña, donde muere? ¿es de todos los españoles?Este es un ejemplo muy de actualidad en esta campaña, y que ha traído mucha polémica durante varios años, aunque podría extenderse a otros sitios.

El agua del río Ebro, al igual que la de los demás ríos y cuencas, no debe ser propiedad de ninguna comunidad. Debe ser patrimonio de todos los españoles. Y si en alguna comunidad, sobra, y se tira al mar, esta debería ser aprovechada para cubrir necesidades de otras. Siempre habrá que respetar unos mínimos, objetiva y científicamente calculados, por debajo de los cuales no debe hacerse el trasvase. Pero si esta por encima, pues adelante.

El presidente del Gobierno, o en este caso los candidatos, deben explicar a todos los votantes sus propuestas, ser responsables de ellas y defenderlas. Lo que no queremos son discursos hipócritas que nos calienten los oídos, pero que luego caigan en saco roto y se olviden de ellas.

El problema del agua es importante, y debe ser tratado con seriedad y con consenso entre todos los afectados, echando fuera la demagogia.Basta ya de prometer cosas que luego no cumplen, por que desde el principio eran imposibles de cumplir.

Los ciudadanos queremos que nos resuelvan nuestros problemas, y el problema del agua es uno de ellos.

Un saludo desde San Lorenzo de el Escorial.

Anetimon.wordpress.com

2 respuestas a NI UNA MALA PALABRA…

  1. Tu tio Paco Luis dice:

    Hay que valorar a los partidos que cumplen lo que prometen y castigar a aquellos que no lo hacen. La sociedad española no castiga a quien miente, bajo el cuento de que todos los partdos son iguales, cuando es evidente que hay grandes diferencias.
    Por otra parte, antiguamente el bien general prevalecía sobre el particular. El Estado de las autonomías hay invertido esta situación.

  2. anetimon dice:

    Las autonomias solo pelean por su interes, aunque vaya en contra del resto. Eso se llama insolidaridad.
    Lo ideal es que se castigase, no votandole, al partido que no cumple sus promesas, pero en España, no es asi. Los votantes de los partidos son bastante fieles a ellos, y es muy dificil que cambien.
    Un saludo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: