EL CASO DE LAS MOSCAS MUERTAS

Estos días ha salido en los periódicos una noticia bastante curiosa.

El tribunal Supremo de Canadá ha desestimada la demanda propuesta por un Canadiense de origen Libanés en Windsor, Ontario.

Se llama Waddah Mustapha de 46 años y había presentado una demanda contra una compañía envasadora de agua.

Limpiando el cuello de una botella de agua mineral para bebérsela, él y su mujer que estaba embarazada de siete meses, descubrieron el cadáver de una mosca y restos del cuerpo de otra dentro de la botella de agua sin abrir. Les dio tanto asco que los dos empezaron a vomitar, pues además de su obsesión por la limpieza, solo podía imaginarse las moscas en la basura, en ratas muertas y en el estiércol.

A partir de este singular acontecimiento, su vida ya nunca fue igual, pues ya no puede beber agua, ni tomar café ni otras bebidas que contienen agua sin recordar este asqueroso incidente, ni siquiera ducharse tranquilamente.

Incluso hasta su visa sexual había cambiado radicalmente, supongo que para mal (si hubiera sido para bien no creo que les hubiera demandado) por su culpa.

Un juez de Canadá le había otorgado una indemnización de 341,775 dólares por los trastornos psíquicos sufridos, pero ahora el tribunal Supremo ha decidido, que aunque la empresa de embotellado debe mantener una higiene y limpieza en su planta embotelladora, el hecho de ver dentro del agua una mosca muerta, no es motivo para causar todo su desequilibrio.

La justicia anglosajona es muy diferente de la española, pero estos casos donde por tonterías se piden indemnizaciones millonarias solo sirven para desprestigiarla, para poner en entredicho la capacidad de esta de resolver conflictos de manera objetiva y seria.

Se producen demandas por tonterías, con objeto de sacar dinero a las grandes compañías. Una persona denuncio a MacDonall por que estuvo comiendo una hamburguesa a medio día durante muchos años y se le disparo el colesterol, otra por que pidió un café en un restaurante de comida rápida que sirven en los coches y cuando estaba conduciendo puso el café entre las piernas, y en un frenazo se salio y se quemo la entrepierna.

Hay muchos abogados que viven de eso, y además viven muy bien en USA.

La justicia ha tomado una deriva que esperemos no se produzca en España, que bastante problemas tenemos con ella para que se dedique a otra cosa.

Un saludo desde Madrid.

Anetimon.wordpress.com

 

Una respuesta a EL CASO DE LAS MOSCAS MUERTAS

  1. marta dice:

    estas empresas aparentemente INTOCABLES, porque lógicamente por los insectos que contienen los productos que distribuyen nadie se muere, pero no es justo que tras tanta IMPUNIDAD como se puede ver por la cantidad de casos de suciedades, que se encuentran en las botellas no solo en Argentina sino en otros países (los cuales se encuentran en iternet), nos hagan consumir cualquier porquería que se encuentre suelta por ahí, solicito que a algun juzgado dicte en alguna sentencia dicte ademas del resarcimiento de indemnización (por daño moral y psicologico, porque es real que eso hace mucho daño a los niveles mencionados) para el dagnificado tambien dicte una justa condena que resulte ejemplificadora, para que las empresas demandadas y los controles correspondientes, tomen los recaudos necesarios y controlen el embotellamiento, higiene y salubridad de los productos, para que los hechos narrados que verdaderamente resultan tan asquerosos y repugnantes, no se vuelvan a repetir nuncan más.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: