LEY DE HUELGA

El derecho de huelga es un derecho fundamental, reconocido en la constitución.

Su aplicación viene definida en un real decreto del 4 de marzo de 1977, por tanto preconstitucional. En el año 1981 con una sentencia del tribunal constitucional se “coloco” dentro de la constitución.

Las normas son muy básicas y se resumen en el preaviso que hay que dar, el nombramiento de unos servicios mínimos y la posibilidad del arbitraje, todo ello controlado por la autoridad competente.

La huelga es el último recurso que les queda a los trabajadores cuando intentan negociar con los empresarios. Es verdad que alguna vez puede resultar un abuso el uso de la huelga, pero la inmensa mayoría de las veces, el principal culpable es el empresario o los directivos de esa empresa que han llevado a los trabajadores a ese extremo. Es un fracaso en la negociación. Y una huelga es un problema para casi todos, desde el que hace la huelga que no cobra, para la empresa que no produce y tiene todo parado, para los consumidores y ciudadanos que se ven afectados.

El gran problema surge cuando el paro de la huelga afecta a intereses generales, como es el transporte, y toma de rehenes a una gran cantidad de ciudadanos inocentes, que sin quererlo se ven atrapados y no pueden ejercer sus otros derechos fundamentales.

Además hay que añadir el uso de los mal llamados piquetes informativos, que intentan conseguir por la violencia la incorporación de otros a la huelga e impiden la libre voluntad de no adherirse a ella.

Desde hace años se habla de la famosa ley de la huelga, donde se regularía todos estos abusos. Y hay abusos por todas partes. Yo he tenido la desgracia de participar en varias y en algunas con servicios mínimos de más del 90% se vaciaba de contenido es huelga por parte de la autoridad.

Hace falta una ley, y hace falta pronto, sobre todo ahora que estamos en un periodo muy caliente, donde se van a producir múltiples huelgas y de todo tipo.

No se puede consentir que haya colectivos que hagan huelga sin cumplir los servicios mínimos, bloqueando accesos a las ciudades, quemando camiones, pegando a policías, provocando desordenes públicos.

Pero el Gobierno que regule la huelga se enfrentará directamente a los sindicatos, que muchas veces campan a sus anchas por los comités ejecutivos de grandes empresas, y eso electoralmente no es rentable. Supone un desgaste y nadie quiere hacerlo.

Los ciudadanos debemos exigir esa regulación de la huelga, que desde 1983 llevan intentando regular los políticos y no se atreven.

Un saludo desde México D.F.

anetimon.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: