CRISIS FINANCIERA

Estamos asistiendo como espectadores a una crisis anunciada hace meses.

Primero empezó con las llamadas hipotecas subprime en USA, que salpico a todos los mercados.

Más adelante la subida del petróleo supuso un revés en la economía mundial. Luego grandes compañías financieras y bancos de gran experiencia se han visto afectados por ella. La bolsa ha caído espectacularmente, y los gobiernos de todos los países no paran de inyectar dinero, de no se sabe donde lo sacan, para parar esta crisis o por lo menos intentar hacerla más leve.

El paro sigue subiendo, el consumo interno cayendo, la confianza por los suelos. Nadie quiere invertir, nadie quiere moverse.

En España, donde la economía depende en una parte importante de la construcción, esta se ha hundido, y el turismo, fuente clásica de la economía española, no puede el solo con la crisis.

¿Pero de donde ha salido esta crisis?

No seré yo el que de la respuesta a tan compleja pregunta, pero parece que la confianza en el sistema financiero no es tan buena como nos quieren hacer creer.

Los bancos que han sido baluartes de nuestros principios económicos y salvaguarda de nuestras fuentes económicas, tiemblan. Y si ellos tiemblan, el resto de los mortales sufrimos.

Me parece muy bien que los gobiernos de los países estén intentando mantener el sistema financiero inyectando dinero, pero lo que no me gusta, ni me parece bien es la sociabilización de las perdidas.

Y me explico.

Cuando un banco gana dinero, y gana habitualmente mucho, no hay más que leer las noticias para enterarse que han ganado un 30% más que el año pasado, que a su vez ganaron un 30% más que el anterior, que también ganaron un 30% más que el anterior y así sucesivamente, ese dinero que es de una empresa privada, o semi-privada, se lo reparten entre los accionistas o dueños del banco.

Por supuesto que me parece muy lógico y desde cualquier punto de vista normal. Pero si el mismo banco tiene problemas, el gobierno de turno, con el dinero nuestro, de todos los que pagamos impuestos, le arregla el problema. ¡Qué bien! Si ganan se lo quedan ellos, y si pierden lo pagamos nosotros. Privatización de los beneficios y sociabilización de las pérdidas.

Es verdad que una quiebra de una entidad financiera afecta a gran cantidad de clientes, pero no es justo este planteamiento.

En USA, a la dirección de la empresa que tiene problemas y que ha tenido que nacionalizar el estado (increíble en un país liberal) la despiden. En España en ese caso y con los contratos blindados que tiene los directivos, encima habría que indemnizarles y se irían con un pastón.

¡Vaya sistema financiero que nos hemos montado en pleno siglo XXI ¡

De momento los gobiernos dicen que no tenemos que preocuparnos, que el fondo de garantía de depósitos está muy bien, pero cuando se han apresurado todos a actualizarlo y a subirlo, por algo será.

Yo como ciudadano de a pie, solo recomiendo lo más básico de la inversión financiera. No poner todos los huevos en la misma cesta. Puede que no pase nada, pero por si acaso.

Un saludo desde Quito.

Anetimon.wordpress.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: